Feliz San Valentín y Feliz Martes 13

Mañana es San Valentín. En esta fecha parece que sólo se pueden hacer dos tipos de publicaciones: 1. Las de las parejas que se cagan en el simbolismo material de este día y dicen con la boca grande “que el amor se demuestra todos los días” pero al final inundan las redes con fotos de cenas bonitas y ramos de flores (yo lo he hecho). 2. Las publicaciones cómicas medio en broma/medio en serio de los que estamos solteros.

Y como a mí me gusta dar por saco e ir un poco contratempo, quería hablar del amor. Un tema complicado éste ¿eh? No creo que deba ser un tema vetado para los solter@s. Nosotros también sentimos ¿no? Termino de leer un artículo que ha compartido una amiga. Cito la última parte, del texto de Coral Herrera:

“El amor no puede ser una eterna carencia o un sueño imposible, sino una energía que flota en el ambiente cuando eres feliz, cuando tienes mucha alegría de vivir, cuando tienes ganas de disfrutar de la vida, cuando no necesitas tener una pareja para ser feliz.”


Esto es algo a lo que ya he comentado en otras publicaciones, y si habéis leído “Vivir es lo único urgente” habréis visto también que para mí el amor no puede ser otra cosa que no sea libre y esto es: tener la libertad de elegir como queremos elegir el amor (si es que queremos elegirlo). Para mí el amor tiene forma de canción, pero siempre es una música positiva. El amor es esa voz alocada que te dice que la historia más increíble (que no significa sufrir, porque en el amor no debe haber sufrimiento) puede ser la tuya. El amor es valiente, pero no porque sea dolor (el amor nunca duele y si duele no es amor). Es valiente porque aunque te hayas pegado 3000 piñazos tienes ganas de volverlo a intentar, porque con cada caída tienes más claro lo que quieres, lo que mereces y que no estás dispuesta a aceptar otra cosa. El amor es también cuando te dicen “estás sola porque quieres” y tú respondes que sí, pero lo haces con una sonrisa porque tienes muy clara la meta.

El amor siempre suma. Y si no suma, no es amor.

El amor no es sufrimiento por mucho que os digan que sí. El amor no es aguantar. El amor puede ser lucha, pero no entendido como un enfrentamiento de fuerzas, sino como la suma de ellas hacia el crecimiento mútuo… El amor es atreverse. Atreverse a ser feliz. Atreverse a compartir tu felicidad (que no a necesitar a nadie para encontrarla porque ya la tienes, eres tú mism@). Atreverte a sonreír y a confiar y entender de una vez por todas que quizá sí, quizá este sea el momento de ceder otro boli en tu historia… y no porque te falte color, sino porque, aunque tu cuaderno está precioso con sus matices azules, de repente te has dado cuenta de que te encanta el verde, o como dice una frase preciosa: “ámate tanto, tanto, tanto a ti mism@ que no te quede más remedio que regalar tu amor a los demás, pero no porque te falta, sino porque te sobra…”.

Feliz San Valentín y Feliz Martes 13.

 

Escribamos el horizonte en...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *