“Hoy es siempre todavía”: nunca es tarde para empezar

En la vida, no todos los días son tan guays como cuando viajas a Venecia o consigues una marca de puta madre en una carrera. No siempre piensas que “hoy es siempre todavía”. También hay días de mierda. Incluso si vives viajando o puedes disfrutar de tus aficiones más a menudo que la media de la población. Siempre hay días y que te levantas y dices: ¿pero qué cojones estoy haciendo?

➡️ Por ejemplo cuando intentas hacer un test runner  y te das cuenta que no estás como querías estar a estas alturas. Que igual estás hasta peor que antes de empezar tu aventura. 

➡️ O cuando te trabas con la novela que estás escribiendo y piensas “joder, no voy a publicar en la puta vida.” 📚

➡️ O cuando buscas un abrazo, de esos estrechitos 💏, para alegrarte después de varias situaciones de mierda, y de no encontrar mucho sentido a nada y te das cuenta que no hay ningunos brazos al otro lado. “Pero si les enviaste por ahí a todos chavala, ahora no vengas jodiendo”.🖕🖕– Piensas, mientras te acuerdas de aquel que te dijo que así al final te ibas a quedar sola.

➡️De esos días, digo, en que te quedarías en cama las 24 horas. Total, ¿a quién le iba a importar? 🤔🤔

Y de repente, todo cambia

💥Pero entonces te hace click la cabeza y saltas fuera de la cama. 🥊Y te preparas las mallas y todo eso porque aunque ayer casi revientas, hoy tocan dos horas de montaña y tienes que espabilar.

💥Y aunque sabes que lo fácil sería olvidarse de la próxima carrera que tienes y seguir entrenando a ver si algún día por fin tus problemas de mierda te dan tregua y consigues estar más fuerte. Tú estás hasta las 👃👃 de caer y decides que no. Que ahí revientes tú vas a cruzar esa meta el 28 de enero. Además, ¿cuando has rechazado tú un viaje a Italia? 

💥Y te vas a currar , y cuando terminas te pones con tu novela y piensas: ¿Y por qué cojones no iba a poder yo escribir una obra maestra?

💥Y te abrazas a tu perra, a tu madre, a tus amig@s.  Y sigues. Y luchas. Después caes. Te levantas. Y así todos los días. Porque realmente es imposible no tropezarse nunca. Pero tenemos que hacer posible el levantarnos siempre. 

Hoy es siempre todavía

No hay que tener miedo a empezar de nuevo. Da igual tu edad. Tu pasado. No importan tus errores.

“Nunca es demasiado tarde para ser lo que podías haber sido”.

Luchad. Sobre todo contra vosotros mism@s. Sed felices. Y sobre todo: buenas personas. El resto son todo mentiras 💩💩 para vender bombones y camisetas.

Y no olvidéis que “vivir es lo único urgente“.

#lifeisatravel #vivireslounicourgente

Escribamos el horizonte en...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest