El verano

“En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible”. Albert Camus.

Me encanta esta frase de Albert Camus porque nos da una gran enseñanza en muy pocas letras.  Y es que ¿cuántas veces nos encerramos en nuestros propios inviernos y no somos capaces de ver más allá? ¿Cuántas veces nos rendimos y decimos:  “las profundidades del invierno han podido conmigo”.

En esos momentos en los que parece que todo a nuestro alrededor es frío y puro invierno, lo último que debemos hacer es rendirnos. No  hay que dejar de luchar nunca. Nunca y bajo ninguna circunstancia.  Porque si nos rendimos, si dejamos al invierno exterior ganar. Si dejamos que se instale en nuestro corazón el profundo invierno. Si dejamos al invierno entrar en nuestra alma. ¿Cómo demonios íbamos a conocer al verano?

Las profundidades del invierno nunca nos deben vencer

Lo más probable en ese tipo de circunstancias es que nos encontremos tan inmersos en nuestro profundo invierno que no podamos ni ver el precioso verano que está surgiendo alrededor de nosotros. Y quizá ni siquiera se trate de estaciones.  Quizá simplemente hayan días de mucho sol y de mucha lluvia, pero en nosotros está aprender a disfrutar al máximo de los días de sol, teniendo siempre preparada nuestra toalla para ir a la playa. E incluso superar y disfrutar los días de lluvia, comprándonos un bonito paraguas. O símplemente mojándonos al máximo pero sin dejar de sonreír nunca porque sabemos que al final el sol siempre saldrá, y que el verano siempre llega.

De eso va este verano invencible. Y de eso también va mi “verano.”

La vida es demasiado corta, y la vez maravillosa para no arriesgar, para no luchar, para no sonreír, para no saltar y para no enamorarse cada día de ella…

Porque definitivamente… “Vivir es lo único urgente.

profundidades del invierno dónde descubrí mi verano

 

En este espacio podéis leer muchísimas historias de vida, motivación, ilusión, viajes, deporte… Y encontrar muchas frases que os pueden ayudar a renovar vuestros ánimos o a encontrar inspiración. Porque al final la vida sólo va a tener el sentido que nosotros le queramos dar. Mejor que sea feliz. ¿No?

Escribamos el horizonte en...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest